Hoy recordamos a la gran poetisa Gabriela Mistral

Redacción por 
el 
Miércoles, 10 de Enero de 2018
Editores: 
Prensa MinMujer
Fotógrafos: 
Prensa MinMujer

Lucila Godoy Alcayaga, poeta, diplomática, docente y Premio Nobel de Literatura, nació en la ciudad de San Isidro de Vicuña, Chile, el 7 de abril de 1889, hija de Petronila Alcayaga y de Juan Gerónimo Godoy. Escribió Sonetos de la muerte en 1914, poemario con el que obtuvo el primer premio en el concurso de literatura de los Juegos Florales, allí adoptó el seudonimo de Gabriela Mistral en homenaje a dos de sus poetas favoritos: el italiano Gabriele D'Annunzio y el francés Frédéric Mistral.

Mistral, inició casi simultáneamente su carrera docente y literaria en 1804. Desde 1908, fue maestra en la localidad de La Cantera y después en Los Cerillos. Asumió el cargo de profesora ayudante en la Escuela de La Compañía Baja y comenzó a escribir periódicamente en el diario El Coquimbo de La Serena y en La Voz de Elqui de Vicuña.

Posteriormente, en 1910, validó sus estudios ante la Escuela Normal Nº 1 de Santiago, y obtuvo el título oficial de Profesora de Primaria, otorgado por el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile.

Hasta 1922, vivió en Chile y ejerció la docencia en puntos distantes del país, como Antofagasta en el norte y Punta Arenas en el extremo sur; así mismo, fue directora de liceo, en la ciudad de Temuco, en 1920, y en Santiago, en 1921.

Durante su estancia en la Araucanía, conoció a Neftalí Reyes, quien posteriormente sería conocido como Pablo Neruda, con quien compartió grandes momentos de su vida. En 1922, salió por primera vez de Chile, invitada por el gobierno de México, y a partir de ese momento comenzó su viaje itinerante por diversos países de América y Europa, para compartir con los habitantes del mundo su pensamiento y su obra literaria.

Así como el dolor por el suicidio de su gran amigo, el trabajador ferroviario Romelio Ureta, acaecido en 1906, se vio reflejado en su obra, la muerte de su madre, en 1929, y los hechos de la Segunda Guerra Mundial también dejaron una huella indeleble en su creación literaria.

El 10 de diciembre de 1945 recibió el Premio Nobel de Literatura, de manos del rey Gustavo V de Suecia. Con este galardón, se convirtió en la primera mujer latinoamericana que recibía el Nobel. En 1947, le otorgaron el Doctorado Honoris Causa del Mills College of Oakland ubicado en California, y en 1951 fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura.

El 10 de enero de 1957, a la edad de 67 años, esta poeta chilena dejó de existir físicamente en la ciudad de Nueva York, pero su trayectoria literaria siempre estará presente en la historia del mundo. Diversos reconomientos póstumos se han realizado hasta la fecha en nombre de Gabriela Mistral, entre ellos el 15 de noviembre de 2005, el Metro de Santiago de Chile, tapizó con fotografías de la poetisa un tren boa, que atraviesa la capital chilena.

Libro Mujeres en Revolución del Inamujer/ Legna Rivas