El Socialismo Feminista que hizo grande a Venezuela

Socialismo Feminista

Scarlett Kirian/Prensa MinMujer

 

Desde que se creó la especie humana las mujeres estuvieron sometidas a la voluntad del hombre, sirviendo al sistema, la sociedad y la familia. Las damas carecían de individualidad en un mundo donde todo fue diseñado en función al varón, siendo así tratada como un simple complemento del hombre en un sistema patriarcal.

 

En 1914 ya se vislumbraba cuál sería el camino idóneo para la emancipación de la mujer, por lo que la socialista Louise Kneeland aseveró en ese entonces que “quien es socialista y no es feminista, carece de amplitud; pero quien es feminista y no es socialista, carece de estrategia”.

 

En Occidente, los derechos laborales, así como avances sociales que disfrutan los y las trabajadoras hoy en día se consiguieron tras la lucha que hombres y mujeres realizaron por el sistema socialista que dignificó a la clase obrera.

 

Es por ello que en Venezuela, la liberación de la mujer se inició con la llegada al poder del Comandante Hugo Chávez, quien para lograr grandes avances promovió la realización de una Constitución, que se materializó en 1999.

 

En la Carta Magna se plasmaron los nuevos caminos políticos y sociales para la democracia participativa y protagónica, así como pluricultural que permitió establecer un esquema jurídico y social de protección a la mujer que apenas iniciaba un proceso para la liberación.

 

La Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer, publicada en Gaceta Oficial Nº 5.398 con fecha 26 de octubre de 1999, contó con cinco capítulos donde se acentuaron las bases de una liberación contundente para las féminas que vivían oprimidas en un país machista.

 

Es de resaltar que uno de los primeros movimientos en ejecutar medidas contundentes para alcanzar la igualdad de género que tenía como objetivo quebrantar la opresión contra las mujeres fue la Revolución Socialista en Rusia.

 

Durante la Unión Soviética (1922-1991) las mujeres obtuvieron grandes logros como el derecho al voto, la emancipación laboral y la legalización del aborto.

 

Los derechos políticos, económicos y laborales que realizó la Unión Soviética lograron marcar la pauta mundial para la emancipación de la mujer.

 

En el proceso para establecer el Socialismo Feminista en Venezuela, Chávez instruyó la creación del Ministerio del Poder Popular para la Mujer e Igualdad de Género y la creación del Banco de Desarrollo de la Mujer (Banmujer) con el objetivo de integrar a las venezolanas humildes en la transformación del modelo productivo.

 

Chávez no solo lideró la inclusión y emancipación de las féminas sino que tras años de trabajo decidió declararse públicamente feminista hace 12 años, acción con la que dio confianza, valorizó a las mujeres venezolanas e impulsó el movimiento nacional denominado Socialismo Feminista.

 

“Soy feminista y yo invito a todos los hombres de mi Patria y especialmente, en primer lugar, a los hombres socialistas que nos declaremos y seamos feministas”, acentuó el 25 de octubre de 2008 a propósito del 9º aniversario del Instituto Nacional de la Mujer (Inamujer).

 

Tanto era su lucha por el Feminismo Socialista que Chávez logró estar rodeado de mujeres en cuatro de los cinco Poderes Públicos Nacionales que existen en Venezuela, como fue el Poder Legislativo con Cilia Flores, el Poder Judicial con Luisa Estela Morales, el Poder Ciudadano con Luisa Ortega Díaz (actualmente prófuga de la justicia venezolana) y el Poder Electoral con Tibisay Lucena.

 

“Sin la verdadera liberación de la mujer, sería imposible la liberación plena de los pueblos y soy un convencido de que un auténtico socialista debe ser también un auténtico feminista”, remarcó el 8 de marzo del 2009.

 

La incorporación de las mujeres como actoras en los espacios de liderazgo para incurrir en el proceso de transformación de la sociedad que se efectuó mediante la visión socialista-feminista, quedó vislumbrada en la voluntad política que transitaba el país en el 2010.

 

En el 2013 con la llegada a la presidencia de la República de Nicolás Maduro se respetaron los logros alcanzados por las mujeres y se ratificó la protección de los derechos a las féminas que solo desean la emancipación femenina.

 

Dignificar a las mujeres, incitar a su participación y desarrollo en varios sectores posicionó a Venezuela como uno de los primeros países en el continente americano en elaborar políticas de respaldo a las conquistas feministas revolucionarias lo que a su vez coaccionó a otras naciones a continuar sus pasos en la lucha por la igualdad basada en género.