Defensoras Comunales

 

Defensoras y Defensores Comunales de Género. Se constituye como un programa para impulsar las políticas gubernamentales de desconcentración de los derechos de la mujer a una vida libre de violencia, con el objetivo de que en cada comunidad existan defensoras comunales capacitadas para tramitar hechos de violencia con los entes y las organizaciones competentes.

 

Además, como programa de formación que adelanta la Defensoría, mancomunadamente con las otras áreas sustantivas de la institución, se reimpulsa mediante orden de operaciones Nro. 006 de fecha 08 de mayo de 2019, el programa de Defensoras Comunales de Género dentro de la ruta de parto humanizado, creándose un módulo para fortalecer la ruta de la denuncia en los casos de evidenciar violencia obstétrica. Permitiéndose a nivel nacional, un avance significativo en cuanto a la caracterización de las personas formadas, fortalecimiento de la inducción por módulos, y certificaciones.

 

La Defensoría Nacional de los Derechos de la Mujer se encuentra regulada en la Ley de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres, en su título IV, desde el artículo 52 al 56 tiene competencias directas en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. A través del MinMujer, junto al Instituto Nacional de la Mujer (InaMujer), el Estado venezolano busca y garantiza la protección y acompañamiento a las féminas que han sido víctimas de agresiones machistas. 

 

Objetivos de las Defensoras y Defensores Comunales:

 

  • Legitimar los saberes populares desde la organización popular para la prevención, abordaje y acompañamiento de las víctimas de violencia.

 

  • Favorecer la generación de capacidades individuales y colectivas, asertivas y efectivas, para prevenir, solucionar y acompañar a mujeres víctimas de violencia contra las mujeres.

 

  • Lograr la participación protagónica individual y colectiva en acciones concretas, en el marco de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela y el Movimiento de Mujeres por la Paz y la Vida.

 

  • Generar un vínculo de apoyo entre las Defensoras Comunales y sus autoridades para prevenir, acompañar y erradicar la violencia contra las mujeres en sus comunidades.

 

  • Levantar una cartografía participativa y protagónica identificando los servicios de los sistemas de atención y protección, también del sistema de protección y seguridad, a las mujeres víctimas en las parroquias priorizadas.

 

  • Organizar la contraloría social para evaluar los servicios de atención y protección a las mujeres víctimas de violencia en cada parroquia priorizada desde la perspectiva del poder popular.

 

  • Promover la formación teórica popular y liberadora para la acción transformadora inmediata de la cultura machista.