Frida Kahlo icono mundial del feminismo

Redacción por 
No Oficiales
el 
Miércoles, 06 de Julio de 2016
Fotógrafos: 
Prensa MinMujer

Frida Kahlo es objeto de exposiciones alrededor del mundo, su vida y pensamiento siguen generando literatura, su imagen es inspiradora y su genio y enorme personalidad han hecho de ella un icono del feminismo.

Frida nace el 6 de julio de 1907 en Ciudad de México en una propiedad de sus padres que hoy se conoce como La Casa Azul y que desde 1958 alberga su museo. Allí pasó su infancia, vivió parte de su vida con Diego Rivera, pintó muchas de sus obra y falleció el 13 de julio de 1954, a los 47 años. La artista es una de las principales embajadoras de Mexico en el mundo, transmitiendo su belleza, el color y creatividad de su gente, su diversidad étnica pero también la lucha de las mexicanas contra la injusticia de la violencia y los feminicidios.

Apodada la "heroína del dolor", su enfermedad marcó su vida para bien y para mal.

Gracias a ella descubrió el arte. Su trayectoria artística está marcada por su dificultad para moverse. A los 6 años sufrió una poliomielitis, que le impedirá ser madre pero que no le frena para ser una brillante estudiante en la Escuela Nacional Preparatoria. A los 18, un accidente del autobús en el que viajaba, que es arrollado por un tranvía, le dejará graves secuelas: se rompió varios huesos y se lesionó la espina dorsal. Fue durante los primeros meses de convalecencia cuando comenzó a pintar. En sus dolencias encontró la materia prima para sus pinturas, entre ellas sus famosos 55 autorretratos.

Su amor fue complicado desde que se conocieron: su madre no aprobaba el matrimonio que definía como "entre un elefante y una paloma". Diego le fue infiel en varias ocasiones, también con su hermana pequeña, Cristina, y, como venganza, Frida tuvo un idilio con el líder comunista Leon Trotsky en 1937. Se divorciaron en 1939 y volvieron a casarse un año más tarde. Fue una relación muy destructiva para Frida, que le provocaba crisis emocionales, pero que, sin embargo, ella aceptaba. Un intento de 'amor libre' que resultó asfixiante para ambos, pero que contribuyó a que Frida investigase más acerca de su sexualidad.

La fotógrafa Tina Modotti, la pintora Georgia O'Keeffe, el escritor Henry Miller... En México, Europa o Estados Unidos, Frida Kahlo convivió con los grandes artistas de su generación, la mayoría simpatizantes del comunismo. Como a toda bon vivant, le gustaba ser querida y estar bien acompañada. En La Casa Azul, acogió a Trotsky y su mujer, la revolucionaria rusa Natalia Sedova, cuando ambos se asilaron en Mexico en 1940 huyendo de Stalin.

Uno de los cuadros que mejor transmite sus ideas políticas es "El marxismo dará salud a los enfermos". Frida Kahlo militó en el Partido Comunista y fue activista de izquierdas. Igualmente, defendió la causa de las personas indígenas en su país y, como parte de su sentimiento nacional, recuperó en su obra símbolos identitarios y tradiciones de México. Crítica con Occidente, nunca se sintió reflejada bajo la etiqueta de pintora surrealista que le otorgó el padre del movimiento, André Breton.

Frida es un símbolo para el feminismo por transmitir en su arte la condición femenina enjaulada, por su estética andrógina (su bigote, su entrecejo, su forma de vestir recuperando el folklore mexicano...), por su activismo revolucionario, por la libertad con la que vivió su sexualidad y, principalmente, por su capacidad para transmitir a través de la pintora temas tan cercanos a ella como el dolor, la maternidad, el aborto o el amor. Su universo icónico y su desbordante talento hacen de ella una de las grandes personalidades del siglo XX.